La forêt apatride
SEQUOIA-ACT
  1. Semillas y germinación

Semillas y germinación

Toutes les versions de cet article : [Español] [français]

CONSERVACIÓN DE LAS SEMILLAS

Usted es el afortunado receptor de semillas de Secuoya Gigante. Son frágiles y preciosas, por lo que hay que conservarlas a salvo de la humedad y en un lugar fresco. Pueden conservarse algunos años en el frigorífico, por ejemplo en un recipiente hermético.

SEMBRAR Y HACER GERMINAR

Hay que saber que no todas las semillas de la Secuoya Gigante contienen un embrión viable. Luego, es fácil constatar que de 20 semillas germinan entre dos y siete.

Las semillas necesitan sufrir. Se recomienda someterlas a un periodo de frío. Se pueden sembrar todo el año en un tiesto o un macetero.

Para garantizar mayores oportunidades de ver germinar las semillas, en primer lugar cabe rehidratarlas lentamente (colocar algodón húmedo algunas horas).

Seguidamente, hay que plantarlas en los tiestos, 2 o 3 semillas por maceta individual, sobre una capa de pocos centímetros de tierra (mejor tierra especial para semilleros). Las semillas no necesitan estar cubiertas de tierra, basta con sembrarlas sobre la superficie teniendo cuidado para que estén bien en contacto con la tierra (presionarlas dulcelmente sobre la superficie).

Un error a evitar es hidratar la tierra en exceso, ha de estar ligeramente húmeda pero no mojada, siendo lo ideal vaporizar en lugar de regar. Las semillas son susceptibles a la sequía, pero especialmente al excedente de agua.

Mantega la siembra al calor moderado y sobre un cuenco con agua para conservar una buena higrometría.

Las semillas pueden germinar tanto al cabo de unos días como de unos meses, luego no piense inmediatamente en un fracaso si nada ocurre y procure jugar un poco con la temperatura o la higrometría... ¡Con paciencia se gana el cielo !

Cuando una semilla germina, surge una pequeña bolita roja ; ésta se despliega y al cabo de unos días aparecen las primeras hojas.

HACER CRECER Y PLANTAR

Cuando tenga este joven brote de Secuoya Gigante, dispone de dos posibilidades : plantarlo en el año (el periodo más favorable en cuanto a clima templado para plantarlo es la primavera, desde finales de marzo a principios de junio), o transplantar el joven brote a un recipiente más grande (en torno a nueve centímetros cúbicos) y dejarlo crecer para plantarlo con mayor vigor al año siguiente.

Los primeros años el desarrollo puede ser lento. Pero, desde que las raíces están bien implantadas, se desarrolla vigorosamente, pudiendo alcanzar hasta 10 metros de altura tras solamente 10 o 15 años ; y, al final de una vida, será ya un árbol en consecuencia.